• Homepage
  • >
  • Portada
  • >
  • Todos los libros que estuvieron censurados o a punto de desaparecer

Todos los libros que estuvieron censurados o a punto de desaparecer

  • Gabriel Xalvador
  • 18 agosto, 2019

Sobrevivieron al desprecio de algunos, la clandestinidad o inclusive el tiempo. Pero la sociedad, las leyes y hasta internet, les dieron un nuevo valor y hoy son obras de estudio y colección.

Al igual que los lectores del papel están en extinción, algunas obras también lo estuvieron… Por mucho tiempo.

Su simple intelectualidad le valieron una larga temporada alejados de los estantes de las librerías o las bibliotecas caseras, y de los verdaderos críticos: los admiradores.

Algunos escondidos, y otros ardidos en llamas. Pero ni el odio o el desentendimiento pudieron contra su ingenio.
Cada uno de ellos es el ejemplo de que resistir en tiempos difíciles, es perseverar.

Entre los libros escondidos en épocas de dictaduras o guerras, se encuentran los propios que familias usaban de enseñanza o entretenimiento y fueron enterrados en patios o guardados en sótanos y escondites una vez llamados a las quemas o su destrucción, hasta cumplir su periodo.

Su rehúso a no hacerlos desaparecer, los hicieron llegar a estos días, aún llenos de polvo y deteriorados.
Muchos de los que sobrevivieron a semejante estado, fueron donados a bibliotecas o universidades como un acto de bien o caridad, o de patriotismo.

Uno de ellos, también es el ejemplo del diario «La casa de atrás» de Ana Frank, que una vez ocultada, y secuestrada durante la Segunda guerra mundial, fue escondido por la joven junto a ella, y no se publicó hasta años más tarde tras haberlo encontrado su papá.

Libros argentinos también fueron censurados a través de la «Operación claridad» de la última la Dictadura.

«El principito» de Antoine de Saint-Exupéry, autor que tuvo gran relación con nuestra historia, fue censurado por «despertar una fantasía ilimitada en los niños», quienes debían mantenerse enfocados en ver a su país como «único objetivo en sus vidas».

De la misma manera, «Un elefante ocupa mucho espacio» de Elsa Bornemann fue censurado por tratarse de un cuento destinado al público infantil con una «finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo».

En otros años, libros de adultos ya conocieron el castigo de las dictaduras y una editorial, publicó nada menos que con asbesto, un material que resiste el fuego y que haría prácticamente imposible su reducción a cenizas.

Hoy internet, también sirve como una gran red donde no solo se «apilan» los ejemplares golpeados por dictaduras, sino también se encuentran con mayor accesibilidad y se celebran como obras de análisis y culto.

Previous «
Next »

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652