Smart TV, el centro de entretenimiento que llegó para quedarse

  • La Maja
  • 6 noviembre, 2011

La mayor apuesta de las empresas de electrónica de consumo es hoy la televisión inteligente. “Un Smart TV es televisión, internet y aplicaciones, todo junto.  La revolución ya empezó”
“¿Por qué 2011 es el año del Smart TV? En 2001 había un promedio de cuatro dispositivos digitales en un hogar. Hoy ese número asciende a más de 10. Existen 693 millones de personas conectadas a internet en el mundo. En ese contexto, desciende la cantidad de suscriptores al cable y ascienden los usuarios de servicios online”. Así lo explica Román Cepeda, un argentino que desde Suwon, una de las mayores sedes de operaciones de Samsung en Corea del Sur, dirige la división de ventas y marketing de Visual Display. La empresa surcoreana, hoy número uno en ventas de televisores a nivel mundial, está abocada a desarrollar el segmento de Smart TV en América Latina. Las estimaciones presentadas por Samsung indican que la penetración de internet será del 75% en 2015. En ese lapso, y gracias a esos números, la venta de Smart TV pasará de 1,5 millones este año a 14,3 millones en cuatro años. “La situación es similar a la de los smartphones: hasta hace poco tiempo era una minoría la que poseía uno. Y hoy están cada vez más difundidos”, menciona Cepeda, y agrega: “La revolución ya empezó y no hay vuelta atrás”. ¿De qué se trata esa revolución del Smart TV? Sin dudas, de algo más allá que una televisión con acceso a internet. “La TV tradicional es mirar contenido. La diferencia principal la brindan las aplicaciones”, explica Cepeda y destaca que un Smart TV permite elegir qué mirar y cuándo; buscar contenido y compartirlo con otros dispositivos, como una notebook o una tablet, convirtiéndolos en una segunda pantalla. “Al mismo tiempo, los usuarios de un Smart TV pueden interactuar con otros mientras disfrutan de una serie o una película”, dijo el ejecutivo. Y en el caso de Samsung se accede a una experiencia de navegación full gracias al soporte para Flash. Cambio en la industria La llegada del Smart TV trae también un cambio de paradigma para las fabricantes de televisores, dedicadas históricamente a mejorar el diseño y las funciones de sus productos. Ahora tienen otro desafío por delante: ofrecer las mejores aplicaciones, un diferencial que puede marcar la aceptación o no de un usuario ante esta revolución del Smart TV. Al igual que con cualquier dispositivo móvil, en un Smart TV gran parte de la experiencia la terminan ofreciendo las aplicaciones, ya sean las orientadas al acceso al contenido o aquellas que permiten conectarse con otros usuarios y dispositivos dentro del hogar. “La diferencia frente a la competencia está en las aplicaciones”, recalcó Cepeda al hablar sobre Samsung Apps, la tienda de la empresa orientada a la descarga de estos pequeños programas que permiten ampliar y mejorar las capacidades de smartphones, tablets y ahora de un Smart TV. Según cifras brindadas por Samsung, en su tienda existen 1.000 aplicaciones disponibles. Las descargas llegaron a más de 10 millones desde marzo del año pasado, un número significativo para un mercado incipiente como el del Smart TV. Sin vuelta atrás El mundo tecnológico protagonizó en los últimos años varias revoluciones, con cada vez menos sobrevivientes. Por ejemplo, cuando las ventas de portátiles comenzaron a duplicarse, las netbooks aparecieron en escena para frenar a sus hermanas mayores. Y cuando las netbooks parecían haber llegado para quedarse, las tablets hicieron su aparición para generar otra revolución. En el caso de la televisión sucedió algo similar, en menor escala, hasta ahora. El viejo tubo dio lugar al LCD, que durante un tiempo generó dolores de cabeza entre los fabricantes para ver quién ofrecía la mejor pieza de diseño para el living moderno. El LED llegó para frenar esa tendencia, junto con el 3D. Y ahora el Smart TV es la conclusión de esa carrera. Una pantalla de alta definición con acceso a internet y aplicaciones para sacarle todavía más provecho. Podrá evolucionar y hacerse más delgada, tener mejor diseño y hasta incluso ser controlada con gestos en breve. Pero a juzgar por sus capacidades, el desembarco del Smart TV en los hogares no tiene vuelta atrás. Es que los precios tampoco serán privativos. Una pantalla de LCD de 32’’ de una marca nacional ronda hoy los $3.000, mientras que un LED de ese tamaño cuesta $4.300. Un Smart TV de la misma cantidad de pulgadas puede conseguirse por $5.000. Más allá de que los precios en el sector tienden a descender, los $2.000 o $700 extra que cuesta un Smart TV se justifican por las cualidades de este equipo, sin contar la mejor calidad de imagen que entrega el LED frente al LCD. Si bien un Smart TV no está pensado para reemplazar en un 100% a otro dispositivo, bien podría decirse que puede hacerlo y, al mismo tiempo, potenciar las capacidades de otros equipos, como una notebook, una tablet y un smartphone gracias a la comunicación Wi-Fi entre todos. Mirar programas, películas y series cuando el usuario lo desee no es lo único que un Smart TV permite. Tampoco la navegación por internet. Las aplicaciones son la clave entonces, como en un smartphone. Pero con la diferencia de poder acceder a ellas desde la comodidad del living, en una pantalla de generosas proporciones y sin la necesidad de tener en las manos otro dispositivo para estar comunicado con los contactos de Facebook y Twitter. El Smart TV llegó entonces para ponerle fin a la televisión tradicional, esa que ofrece el contenido por única vez y que requiere de espectadores atentos. Algo prácticamente imposible para la era de internet, donde los usuarios encuentran lo que quieren ver en cualquier momento y lugar. Y, por raro que parezca, tienen la necesidad de comentarlo y compartirlo con otros. La “caja boba” se modernizó, ahora también está hiperconectada y ofrece una experiencia que los usuarios conocen gracias al uso de smartphones y tablets. El proceso de recambio de televisores podrá durar años, pero las empresas del sector están decididas a que el Smart TV sea la verdadera estrella del living moderno. Un proceso que no tiene marcha atrás.

Fuente:www.infobae.com/tecnologia

 

Previous «
Next »

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652