Si Dios es argentino, Franco Armani es su enviado

  • Alan Mansilla
  • 25 junio, 2018

 

El arquero de River, quien estuvo a punto de dejar el fútbol hace algunos años, debutará mañana con la selección Argentina.

«Los primeros serán últimos, y los últimos serán primeros».

La figura del «millonario» hace algunos meses se posicionaba como el quinto arquero del seleccionado argentino, detrás de Romero, Guzmán, Marchesin y Caballero, sin embargo mañana será el titular frente a Nigeria.

Pero ésta cuestión de ir corriendo de atrás es historia conocida en la vida de Franco. En sus inicios era el quinto arquero de Estudiantes LP y fue transferido a Deportivo Merlo (2008), que lo compró porque no tenía dinero y necesitaba mantenerse en la categoría. Por aquel entonces Armani sólo había jugado un partido como titular para Ferrocarril Oeste en el 2007 cuando estuvo a préstamo.

En 2008, y ya jugando para Merlo, aún siguió hospedándose en la pensión de Estudiantes ya que no tenía para pagar un alquiler. De camino a la práctica tomaba primero un colectivo y luego un compañero lo llevaba al entrenamiento en su auto, porque tampoco le alcanzaba para viajar tanto todos los días.

Aquel año tuvo la posibilidad de atajar para un equipo que tenía como expectativas no descender, y no solo no descendió sino que además tuvo un ascenso inesperado a la B Nacional en 2009, siendo Armani la figura indiscutida del torneo. Días después de haber alcanzado el título la dirigencia le regaló su primer auto.

En 2010 fue comprado por el equipo colombiano Atlético Nacional, donde también comenzó como quinto arquero, pero tras acomodarse mejor quedó como tercer arquero y por lesiones de sus compañeros, en 2012 tuvo la posibilidad de atajar en la final de la Superliga ante Junior, y fue en ese duelo que sufrió una rotura de ligamentos cruzados. A pesar de eso siguió atajando, se convirtió en la figura del partido y le dio el título a su equipo. A partir de ahí comenzó el cariño del público hacía él.

En ese momento de lesión pensó en dejar el fútbol, pero decidió «aferrarse a Dios», tras empezar a ir a una iglesia evangélica con su actual esposa. «Fue ahí que comencé a crecer», declaró el arquero cuando llegó a River.

Luego de la operación Armani contó que su pastor le dijo: «Dios te va a levantar, a partir de ahora vendrán tus éxitos».

Una vez recuperado se ganó la titularidad y se convirtió en el jugador con más títulos en la historia del club, ganando 13 campeonatos, jugando tres finales internacionales de manera consecutivas, levantando la copa libertadores 2016, disputando el mundial de clubes, y rompiendo récord de valla menos vencida.

De allí se fue despedido por un estadio colmado con casi 50 mil personas, hecho que no registra antecedentes tratándose de un arquero.

Con un gran presente en River, y con la posibilidad de jugar mañana su primer partido en un mundial, Armani sostuvo estos días: «Siempre oro a Dios antes de salir a la cancha porque fue Él quien me trajo hasta acá, y hoy me aferro a Él más que nunca». Es por eso que; Si Dios es argentino, Franco Armani es su enviado.

Por: Alan Mansilla

Previous «
Next »

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652

Notice: WP_Query fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 3.1.0! caller_get_posts está obsoleto. Utiliza ignore_sticky_posts en su lugar. in /home/fmlamaj/domains/fmlamaja.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 4652